Excursión al Caminito del Rey. 1ª parte.

Hoy voy a comenzar a describir la excursión que hicimos Isabel y yo al Caminito del Rey el 27 de enero de 2019.

Somos frikis del senderismo, y esta ruta (junto con la del río Borosa, que también la hicimos) me la recomendó mi compañera María M., que también es aficionada. Aunque no es una típica ruta de senderismo porque está muy organizada. Al final hicimos más una visita turística en plena naturaleza que deporte propiamente dicho.

No me voy a complicar mucho en explicaros qué es, dónde está, y las características de esta ruta senderista-paraje natural de la sierra central de Málaga, ya que es tan popular que abundan las referencias de calidad que lo describen. Muy especialmente, la propia página web oficial:

El Paraje Natural Desfiladero de los Gaitanes se encuentra en el centro de la provincia, entre los municipios de Álora, Antequera y Ardales. Constituye uno de los paisajes más espectaculares de la sierra malagueña, con paredes escarpadas y de altura considerable, entre las que discurre el río Guadalhorce después de pasar por los embalses de El Chorro, Guadalhorce, Guadalteba y Gaitanejo.

El Desfiladero de los Gaitanes es un cañón excavado por el río Guadalhorce en el término municipal de Álora, con acceso desde el norte por los embalses del Guadalhorce y desde el sur por El Chorro, que en algunos puntos sólo tiene 10 metros de anchura y que alcanza los 700 metros de profundidad.

La construcción de un canal de agua desde los embalses del norte hasta El Chorro para aprovechar aquí el desnivel en una central hidroeléctrica, llevó aparejado un camino de mantenimiento de dicho canal, conocido como Caminito del Rey porque la obra fue inaugurada por el rey Alfonso XIII. Este camino (lo que se conoce como las pasarelas), de unos 3 kilómetros de longitud, acaba de ser restaurado, y discurre entre paredes verticales y un puente en el mismo desfiladero sobre el canal de agua.

Hasta la llegada del AVE, el desfiladero era el único acceso ferroviario a Málaga capital desde el interior de Andalucía, con un largo túnel excavado en la pared este del desfiladero. […]

Pinos carrascos, piñoneros, encinas y eucaliptos configuran el estrato arbóreo del lugar, acompañado de matorral en el que predominan las sabinas, enebros, palmito, retama y jara. En la ribera la vegetación está formada por juncáceas, carrizos, cañas, adelfas y tarajes, con algunos álamos y sauces.

A diferencia de muchas otras páginas webs oficiales que están hechas con más pena que gloria, de ésta no tengo queja. Todo lo que necesitáis saber está ahí. Leedla bien y detenidamente.

Unas notillas particulares. Como hice tantas fotografías, voy a dividir en dos partes la descripción de esta excursión. En esta primera parte veremos desde la llegada hasta el Puente del Rey y, en la segunda parte, el resto.

Una vez más, todas las fotografías están hechas sólo con mi Xiaomi Mi Max 2. Sabía que iba a ser extremadamente peligroso ir cargando con una de mis cámaras de fotografía por esos desfiladeros y pasarelas. Es más, tuve miedo de perder mi móvil si se me caía desde las alturas, así que me lo até al cuello con la misma cadena larga con la que llevo el pendrive.

.

¿Dónde está?

El paraje está en mitad de la serranía de Ronda y Antequera, en la provincia de Málaga, en el entorno del río Guadalhorce, a una hora y media de nuestra querida La Carlota. Muchos extranjeros e incluso muchos turistas nacionales visitan este paraje natural porque se alojan en las cercanas Antequera y Ronda, y aprovechan para “redondear.”

Caminito del Rey Google Maps

El camino no tiene mucha dificultad si vais en coche. Tomando como referencia Madrid, por ejemplo, basta con ir en dirección a Antequera por la A-45 Córdoba-Málaga, de allí al cruce de Los Llanos en Antequera, seguid hacia Campillos (por la A-384) y antes de entrar en este pueblo, seguid las indicaciones hacia Ardales por el lado de Tres Embalses, que es donde está el inicio del Caminito del Rey, que se reparte entre varios municipios pero el comienzo está principalmente en el susodicho término municipal de Ardales.

Una cosa os tengo que decir: tened mucho cuidado conduciendo. Una vez pasado Campillos son todo carreteras secundarias poco “deseables.” ¿Por qué digo esto? Porque muchas son carreteras estrechas, de doble sentido y los conductores locales van como locos por las mismas. Es bastante serio el asunto, ¿eh? Así que tened cuidado.
No.
Una de las particularidades de esta ruta es… que hay que reservarla (aquí tenéis el enlace). Como buena parte de su trayecto discurre por pasarelas que sortean riscos y precipicios, la medida de seguridad básica por excelencia es… no saturar el sitio con visitantes. Las entradas se pueden comprar en la recepción, donde comienzan las visitas guiadas, pero debido precisamente a que no dejan entrar a muchas personas a la vez, aconsejo comprarlas con antelación porque está solicitadísimo. ¡Buscamos casi un mes antes y estaba prácticamente copado!

Nosotros tuvimos la buena idea de comprar las del horario en inglés (las visitas organizadas se pueden reservar en español e inglés), y a nosotros eso nos da igual porque lo hablamos (os recuerdo que Isabel es profesora de inglés en la EOI). Al final no importó porque la mayoría de los que conformábamos el grupo éramos castellanoparlantes y los pocos extranjeros que había entendían bastante bien el español.

Todo eso tuvo sus repercusiones para nosotros, claro… porque nuestro grupo comenzaba a la una y media, no pudimos escoger hora (con lo que nos gusta ir a los sitios tempranito par aprovechar). Es decir que, cuando fuimos, apenas había sitio para aparcar, había mucha gente (os recuerdo: era domingo) y no tuvimos tiempo para almorzar, con la penita que eso me dio. Si habéis visto más artículos de nuestros viajes, habréis podido comprobar que somos “turistas gastronómicos” y que nos encanta probar especialidades locales como parte de la experiencia de esos mismos viajes.

Se puede ir por libre y, de hecho, existen multitud de rutas secundarias de senderismo que se enlazan unas con otras por todos los alrededores (hay cámpings, zonas náuticas, lugares designados para bañarse en los pantanos, etc.) pero nosotros lo hicimos en grupo organizado y con guía (cuesta 8 € euros más) porque lo que nos interesaba era ver el Desfiladero de Gaitanes en sí. Hicimos bien porque sin guía no te enteras bien de todas las particularidades, que tiene muchas, de este entorno del río Guadalhorce.

Sobre las entradas… no sé vuestro caso pero yo aconsejaría comprarlas ya con el ticket de autobús de vuelta. Os explico: la ruta del Desfiladero de Gaitanes es lineal, no salís por el mismo sitio por el que entráis. Se entra por Ardales y se sale por El Chorro. En esta aldea (porque no llega a pueblo), se toma un autobús de vuelta a Ardales que es donde seguramente hayáis dejado el coche. La entrada vale, por persona, 10 €, y el ticket del bus, 1,55 € (precio de la visita guiada, aparte, como ya he mencionado) a fecha de 2019. Tanto la entrada como el ticket van juntas en el e-mail de reserva. Llevadlos impresos y mostradlos tanto en la entrada como al conductor del autobús. El bus se puede pagar en efectivo pero tenéis que hacerlo con el importe exacto, al menos cuando lo tomamos vimos que era así con otros pasajeros.

Otro consejo: tened cuidado al imprimir el e-mail, que son dos páginas. Con las prisas, sólo me llevé una de la impresora. El personal de la entrada, muy amable (y fogueado ya en estas lides, la verdad), nos permitió pasar porque constaba el número de páginas. De todas formas, si no hay mucha gente, lo pueden comprobar en el ordenador de recepción (no fue nuestro caso).

Todo lo que queráis saber del recorrido, aquí. Pero, resumiendo… son algo menos de ocho kilómetros y tardamos casi tres horas en hacerlos.

No es una excursión para nada dura pero, lo de siempre: el que quiera ir con muletas o tenga algún impedimento físico, las va a pasar canutas. En esta excursión, más que resistencia física, lo que hay que tener es sentido del equilibrio. No se la recomiendo para nada al que sufra de vértigo, en serio.

.
Preparando la excursión.

La organización os deja muy claros los consejos básicos, normas de uso, recomendaciones y prohibiciones. Es un sitio relativamente peligroso, y toda precaución es poca.

Decidimos hacerla en un día, sin pararnos a comer como es nuestra costumbre (nuestra entrada era a la una y media y no era aconsejable empezar a hacerla con la digestión), aunque hay muchísimos restaurantes y otros establecimientos hosteleros en los pueblos de alrededor. Nosotros echamos unas galletas y bebidas energéticas, y tirando para adelante. No pasamos hambre, qué va. Miraba los bocadillos de tortilla de patatas de los demás excursionistas con envidia asesina.

Fuimos en enero y, si bien el lugar no es excesivamente frío en sí, hace más viento que en la comunión de Pidgeotto en la parte de los desfiladeros… que, encima, son muy umbríos. Con lo que la sensación térmica es de mucha más baja temperatura de la que realmente hay. Id abrigados y con ropa impermeable, en la última parte del recorrido es prácticamente seguro que os mojaréis si pasáis debajo de la cascada. Mi consejo es que llevéis un buen calzado antideslizante (hay muchas zonas húmedas) y un artículo con el que quizás no contábais con tener que usar: una linterna. Hay algunos de túneles y quizás os sea de utilidad.

Pero, en líneas generales, el sitio está muy, muy bien acondicionado (hay cobertura 4G por todo el camino), señalizado y organizado. Tanto, como que no es para hacer senderismo propiamente dicho, sino pasear por el paraje.

.
Llegando al lugar.

Insisto: mucho cuidado al conducir por la carretera que se acerca al comienzo del Caminito del Rey. Aunque está en muy buen estado, es de doble sentido y tiene bastantes curvas con puntos ciegos porque se pega muchas veces a una pared de roca.

Como íbamos con mucho tiempo de antemano (tuvimos que esperar a nuestro turno, de hecho), hice una parada porque nos pillaba de camino para ver los embalses en el Mirador de Tres Embalses.

El Mirador de los Tres Embalses: situado en la confluencia entre los embalses de los ríos Turón, Guadalteba y Guadalhorce, desde su rotonda se aprecian las distintas presas y centrales hidroeléctricas que componen la red hidrológica de El Chorro.

 

IMG_20190127_115507_HDR
IMG_20190127_115519
IMG_20190127_115537
El área es muy rica en agua (afortunadamente) y, como es una zona montañosa, con muchos cañones y desfiladeros, es muy favorable para la construcción de embalses. Málaga capital y muchas poblaciones turísticas de la Costa del Sol se surten del agua de esta zona.

El Mirador de Tres Embalses se llama así porque, desde él, se pueden admirar los embalses de Guadalhorce, Guadalteba y Conde de Guadalhorce.

Uno de los atractivos de esta excursión es poder ver de cerca las inmensas obras hidráulicas y de ingeniería que se hicieron por la zona desde finales del siglo XIX y principios del XX . Todo ello (y es de asombrarse) respetando bastante el entorno natural. Los ingenieros que hicieron estas obras fueron excepciones a la regla normal de la época de hacer las cosas de manera “regular.” Ya trataremos ello con más detalle.

No puedo pasar por alto que en Europa tenemos un serio problema con la propagación del mejillón cebra en todas nuestras redes hidrológicas. Tomemos concienciación del asunto, tal y como se detallaba en un cartel explicativo.

IMG_20190127_120107
.
Aparcamiento.

Siempre me gusta tratar en detalle un asunto del que pocas webs hablan en profundidad y que considero muy importante para tener una excursión eficiente y de calidad: el aparcamiento.

Hay autobuses para llegar pero, sinceramente, lo mejor es hacerlo en un vehículo particular, más que nada porque el sitio está relativamente alejado y para no depender de horarios, etc. El que quiera llegar en bicicleta, está loco. Directa, lisa y llanamente lo digo. No son carreteras para hacer ciclismo. Si no queréis llevar coche, que sepáis que hay una estación de tren en El Chorro, que enlaza con Málaga capital (línea 67 de Media Distancia de Renfe); desde allí podéis tomar el bus para que os lleve al inicio de la ruta… y, al salir, volver a coger el tren de camino a Málaga.

El lugar (me refiero al inicio del Caminito del Rey) tiene muy poco aparcamiento. Y, como acude tanta gente, se llena enseguida. Nota: estas indicaciones son para los que vengan desde el norte, desde Campillos. Los que vengáis desde el sur, más específicamente desde Ardales, seguidlas a la inversa:

1) Podéis aparcar en una barriada del pueblo (dependiente de Ardales, pero el pueblo propiamente dicho está mucho más al sur) que hay a la entrada pero sus calles son estrechísimas y hay que andar un buen trecho hasta el inicio de la ruta.

2) Conforme se entra hay, a mano derecha, tras pasar el bar La Cantina y antes de cruzar la presa del Conde de Guadalhorce, un callejón sin salida donde podréis encontrar algunas plazas de aparcamiento pero eso se llena enseguida. Y también está muy lejos. Yo tuve que recular, y continuar.

3) Siguiendo por la carretera (esto es, atravesando el último puente/presa) y a bastante distancia, hay algunos puntos aislados donde aparcar, la mayoría de cara al embalse. Cuando fuimos, estaba todo petado. Tened cuidado al dejar el coche ahí e ir andando por la carretera (deja hueco para el viandante pero muy poco).

4) Pasado el restaurante El Quiosco, está el punto de información con el párking Acceso Norte. Tiene un poco de espacio para aparcar (cuesta 2 €). Cuando fuimos, lleno.

5) Pasado el túnel y un puente-túnel que hay a continuación tenéis, a mano izquierda, una pequeña carretera que lleva a algunos restaurantes que están más arriba (el cartel del restaurante Mirador os lo avisa). Se puede aparcar a lo largo de ésta y, muy especialmente, más arriba, donde hay espacio (en algún sitio tienen que poder parar los que quieren comer). Aquí fue donde aparcamos nosotros. Después de eso, tuvimos que andar un poco retrocediendo por la carretera hasta llegar a uno de los túneles que conectan esta carretera con el Caminito del Rey propiamente dicho.

6) Hay, incluso más adelante, un párking para la zona náutica y otro de un cámping (Parque Ardales), los vimos desde el bus de vuelta. Supongo (no lo sé) que serán de pago y sólo para clientes. Éstos os pillan ya bastante lejos para volver andando.

Obviamente, lo más interesante es aparcar cerca del túnel de entrada que está al lado del bar El Quiosco (por cierto, se escribe así según su dueño, no “Kiosko” como he visto en algunos sitios) pero id asumiendo que no lo vais a poder hacer. También tenéis que tener en cuenta que, como muy probablemente debáis tomar el bus de vuelta en El Chorro, sería aconsejable aparcar lo más cercano posible a las paradas de éste. Cuando nosotros fuimos hizo parada en el párking del cámping, la zona náutica, el punto de información, y en el llamado Sillón del Rey, antes de entrar en la barriada y después de pasado El Quiosco.

Vamos, que memoricéis dónde habéis aparcado para después volver andando.

Os dejo con el enlace al recorrido completo en Wikiloc, y paso a describir nuestra experiencia.

.

Comenzamos. Llegando al inicio de la ruta.

El Caminito del Rey es una ruta senderística a la que no se puede acceder directamente, está cerrada al público porque es muy peligrosa (antes de que se acondicionara para el público, tenía fama en toda Europa de ser una de las rutas si no la ruta de senderos más peligrosa; ha muerto mucha gente cruzándola).

Hay varios túneles en la roca desde la carretera, que conectan ésta (a pie, no se puede llegar en coche particular) con el acceso a la ruta. Como nos pillaba más cerca de donde aparcamos, tomamos el túnel que está pegadito al restaurante El Quiosco. Éste es el que los “turistas” toman por defecto.

Precaución: es un túnel bastante largo, más de ciento cincuenta metros. Tanto, como que no llega la luz del sol. Vale que han llenado el suelo de arena para amortiguar caídas pero nadie quiere caerse. Afortunadamente, siempre llevo conmigo dos linternas, aparte de la del móvil. Un hombre ya maduro que iba en dirección inversa a la nuestra, se dio un tropezón bastante serio. Ésta es una fotografía de la salida de ese túnel, para que os hagáis una idea.

IMG_20190127_123724
A partir del túnel, hay que andar hasta llegar a la entrada de la ruta. Son casi tres kilómetros pero se hacen en pocos minutos, y podréis admirar sin estrés el entorno mediterráneo de montaña. Hacedlo porque cuando vayáis por la ruta organizada, estaréis más atentos a las indicaciones del guía… y a no despeñaros por barrancos de más de cien metros.

IMG_20190127_123738
Hay que atravesar otro túnel, pero éste es muchísimo más corto y se ve bien.

IMG_20190127_124538
Las hoquedades que se ven en la anterior imagen y en la de a continuación, son el efecto de la erosión causada por el choque de piedras que traían las corrientes de agua hace miles de años contra la roca (caliza) de las montañas. Hoy en día, el cauce del Guadalhorce es mucho más modesto y está regulado por presas pero podremos ver cómo ese fenómeno se sigue repitiendo en los desfiladeros. En Geología se les como tafonis.

canvas

El inicio de la ruta está en la Caseta de Información en el Acceso Norte que es, en realidad, un conjunto de edificios prefabricados con baños, punto de información (consejos, prohibiciones, etc.), máquinas de comida y bebida y donde se organizan los grupos de visitas. Como dije, podéis comprar entradas aquí, especialmente si queréis ir por libre pero lo normal es que estén agotadas. Toda esta área es muy nueva, se terminó de habilitar en 2017 y se tiene previsto hacer obras para mejorar más aún el acceso a la ruta, especialmente en lo referente al aparcamiento.

Nosotros tuvimos que esperar un ratillo a que empezara nuestro turno. Nota: a veces, los grupos tardan un poco más de la hora prevista porque los guías tienen que organizarlos para no colapsar la ruta, recomprobar entradas, pasan lista, etc. Podéis aprovechar para dar un pequeño paseo por la orilla del embalse de Gaitanejo.

IMG_20190127_124720_HDR
Embalse de Gaitanejo.

IMG_20190127_134829

Una vez comprobado que tienes el ticket de entrada, te dejan pasar hasta la garita de control de entrada, donde se forma el grupo ya en sí. Una vez formado el grupo, los guías reparten cascos de protección (incluida redecilla por higiene), y una especie de walkie-talkie con cascos (te los regalan) y cinta para colgarlo del cuello. Este aparato sirve para poder oír las indicaciones del guía. Debido a que en muchas ocasiones hay que ir en fila india, los integrantes del grupo se pueden alejar mucho del guía y no oírle, perdiéndose las explicaciones y advertencias.  Perderse físicamente ya es más difícil. Es, básicamente, andar recto, y buena parte del trayecto son sólo pasarelas estrechas. Además, casi siempre se ve más adelante a otro grupo de personas.

Los grupos organizados llevan casco verde. Los que van por libre, blanco. El personal de la organización, naranja llamativo para verlo de lejos.

IMG_20190127_134835_HDR
IMG_20190127_135303
IMG_20190127_135314

IMG_20190127_135415
Esta es María, nuestra guía. El chaval que iba detrás de mí le dijo a su compañero: “le pongo un piso.” La verdad es que la muchacha se lo curró: era muy difícil acompasar el ritmo con las explicaciones, se la notaba muy suelta y bien informada. Además, es deportista. Ni yo mismo me imaginaba que había tantas anécdotas y tantas cosas que aprender en esta ruta.

.
Un resumen de la historia del Caminito del Rey.

Os transcribo lo que dice el cartel de la anterior imagen, que es un muy buen resumen, y lo iré ampliando con lo que nos contó nuestra guía, con lo que fui averiguando después y, a la vez, ilustrándolo con las fotografías que tanto esfuerzo me llevó tomar.

Hasta finales del siglo XIX el Desfiladero de los Gaitanes era poco más que un valle transitado únicamente por pastores y cazadores. A partir de entonces, la industrialización hizo pensar en crear una línea férrea entre las cuencas mineras de Córdoba y las fábricas de Málaga. Esta línea se terminó en el año 1865 atravesando el desfiladero por túneles y viaductos.

A finales del siglo XIX se buscan alternativas al carbón para satisfacer la creciente demanda energética. Un ingeniero, Rafael Benjumea, recibe el encargo de aprovechar el desnivel existente entre la entrada y la salida del desfiladero para producir electricidad. La obra, terminada en 1906, consisitía en desviar el agua a la entrada de Gaitanejo, forzarla a circular durante tres kilómetros por un canal hata la salida de los Gaitanes, para dejarla caer desde más de cien metros de altura hasta la primitiva central Salto del Chorro. Un camino adosado a la roca ayudaba en las tareas de mantenimiento del canal. Por los pequeños balcones que aún existen en el tramo superior, el camino recibió el nombre de Balconcillos.

Para garantizar la producción eléctrica incluso en los años de sequía, en 1920 se construyó el Pantano del Chorro en el río Turón. Aguas abajo, en 1927, se terminó el embalse de Gaitanejo, para regular también los aportes de los ríos Guadalteba y Guadalhorce.  El 21 de mayo de 1921, el rey Alfonso XIII colocó la última piedra del embalse de El Chorro y recorrió el Camino de los Balconcillos hasta la localidad de El Chorro. Por su obra, el Rey concedió a Rafel Benjumea el título de Conde Guafalhorce. Desde 1953 el primer pantano lleva este nombre y el vertiginoso camino de servicio, Caminito del Rey.

En épocas recientes se han construido los embalses de Guadalteba y Guadalhorce, al norte, y los de la Encantada Inferior y Superior, al sur del desfiladero para aumentar la producción eléctrica.

En el año 2000 se prohíbe el acceso al Caminito del Rey por motivos de seguridad. En 2015 se abre de nuevo al público.

.
Eso es un resumen muy escueto que no alcanza a describir lo épico del asunto… y un resumen de la historia de Andalucía de los últimos doscientos años.

Como sabréis si me habéis estado siguiendo, he estudiado Economía (entre otras muchas cosas), soy inversor y siempre estoy atento a las cuestiones económicas allá por dónde voy. Por eso me estoy tomando especial interés en redactar no sólo una experiencia de viaje sino también difundir cultura y crear conciencia económica (y cívica).

A ver por dónde empiezo. España se fue atrasando con respecto a sus hermanos europeos desde el siglo XVI porque, a diferencia de éstos, desarrolló un muy temprano e inmenso imperio colonial del que se nutría económicamente. Que España vivió mucho de las rentas y durante mucho tiempo, vaya. Para el siglo XIX, España ya tenía muy mermado ese imperio y, en el fragor del desarrollo industrial, algunas personas con cultura, formación técnica, inquietud y, por qué no decirlo, amor por su país, se dieron cuenta de que éste se estaba quedando muy atrás.

Guadalhorce
Rafael Benjumea y Burín, Conde de Guadalhorce. Galería de retratos de presidentes de Renfe. Fundación de los Ferrocarriles Españoles.

Rafael Benjumea y Burín (1876-1952) fue una grandísima excepción a la norma de aquellos tiempos de nacer en una familia rica… y dedicarse a la cómoda vida de señorito andaluz. Fue uno de los poquísimos industrialistas andaluces, y de los más activos y exitosos. Lo voy a dejar claro como andaluz… pocos señoritos de esa era estudiaron carreras técnicas como la ingeniería de Benjumea y, menos aún, destacaron por ser industriales, buenos gestores o tan siquiera tener una acusada iniciativa empresarial. La mayoría fueron rentistas y ganaderos o dueños de tierras, y si es que estudiaban algo, se centraban en Derecho y cualquier cosa que les llevara a la política. Benjumea siempre demostró tener muchas inquietudes y un gran ansia por mejorar su tierra. Afortunadamente.

Nacido en una familia sevillana muy acomodada, y casado en otra todavía más poderosa, los Heredia malagueños, pudo obtener contactos y financiación para sus proyectos. Benjumea notó que la provincia de Málaga estaba muy desabastecida de infraestructuras para todo lo que le hacía falta. Hoy la conocemos por ser un destino eminentemente turístico pero, por aquel entonces, Málaga capital era la “Bilbao del sur”, una ciudad rodeada de fábricas, siderúrgicas, con un puerto boyante que traficaba en inmensas cantidades de vino. No es que el Estado se desentendiera totalmente (el tren de 1865 fue un ejemplo), pero lo cierto es que la actividad de creación de estructuras era escasita. Se veía a Andalucía como un granero, más que otra cosa, y los sucesivos gobiernos se centraron en crear infraestructuras económicas en las zonas de Cataluña y el País Vasco.

Benjumea fue una excepción a esta situación, insisto. Con una gran visión, arriesgando su dinero y el de su familia y, aprovechando el tren que pasaba al lado, decidió solucionar en la medida de lo posible varios problemas que afectaban a la provincia de Málaga: creando presas y centrales hidroeléctricas, lograba paliar los devastadores efectos de las recurrentes sequías del sur de España, aumentar la siempre creciente necesidad de energía… y, un efecto colateral muy importante: comunicar áreas aisladas en las regiones montañosas.

Conforme veáis las imágenes de nuestra excursión, creo que coincideréis en que hay que reconocer y admirar la visión de futuro de Benjumea, y los inmensos cojones de los operarios que levantaron todas estas estructuras en condiciones precarias y con los medios de la época. Estamos hablando de que hubo que clavar pasarelas por desfiladeros y barrancales de más de cien metros de altura, pasar cables de un lado a otro, reventar con dinamita montañas y abrir túneles a golpe de pico y pala en territorio donde no llegaban ni los lobos.

Coño… si será agreste la zona que, y aquí sí que lo sabía yo por haberlo estudiado en el colegio, ésta era el territorio de los rebeldes mozárabes de Omar ben Hafsún, que mantuvieron en jaque durante décadas a las poderosas fuerzas califales de Mohamed I y Abderramán III allá por finales del siglo IX. Y si las mantuvieron en jaque fue, precisamente, porque no había huevos de conquistarla de montañosa que es. Bobastro, el nido de águilas de los guerrilleros y centro de la rebelión está cerquísima, en Ardales.

Volviendo a lo nuestro: lo cierto es que la carrera política de Benjumea estuvo muy ligada a su trayectoria profesional. El hombre fue un conservador monárquico, muy partidario del intervencionismo estatal. Tanto, como que ya hemos visto que Alfonso XIII le nombró Conde de Guadalhorce. Pero también fue ministro de Obras Públicas, papel en el que destacó como el creador de las Confederaciones Hidrográficas, el reforzamiento de la red de carreteras españolas y la finalizacion de la red de ferrocarriles (fue presidente de Renfe). Si sería el colega fuera de lo común, que los que más lo criticaron fueron… los conservadores republicanos (con Sotelo a la cabeza; se negó a volver a España ni aunque la CEDA se lo permitió). Tuvo muchas más aportaciones de índole “menor” (y resalto las comillas). Los argentinos que me lean seguramente conozcan a Benjumea porque, tras su exilio durante la República (se exilió por haber trabajado con el dictador Primo de Rivera), fue uno de los principales impulsores del Subte de Buenos Aires y presidente de la CHADOPyF.

Pero la aportación de Benjumea que nos trae aquí fue la inmensa obra hidrológica de El Chorro.

Fuente.

Vamos a verla en detalle.

.
Las pasarelas del Desfiladero de los Gaitanes.

La “gracia” de la excursión, por llamarlo de alguna forma, es que transcurre en su mayor parte por el antiguo camino de pasarelas que usaban los operarios para mantener el sistema hidrológico (presas, desniveles, acequias, túneles, etc., etc.) y que está a muchísima altura. Bueno, no transcurre exactamente por el mismo camino: las pasarelas antiguas (de cemento y ladrillo) están muy deterioradas por el paso del tiempo (coño, son de principios del siglo XX), y las que se cruzan hoy en día, son nuevas, muchísimo mejores, y están dispuestas encima de esas antiguas.

IMG_20190127_135610

Aquí podéis ver una de esas antiguas pasarelas, las del lado de enfrente por donde transcurre el actual camino, junto con un detalle muy curioso: el nivel máximo que alcanzó el agua en el desfiladero (ya tuvo que caer agua, ¿eh?). Lo podéis ver en una placa conmemorativa de nivel de inundación.

IMG_20190127_135622

Os lo acerco un poco más para que lo veáis más claro:

IMG_20190127_135558

IMG_20190127_135633
Vegetación mediterránea de montaña. En la imagen, pinos negros (pinus pinaster).
IMG_20190127_135826_HDR
Arqueta azud de la presa de Cambutas. Este tipo de arquetas sirve para derivar agua a los canales de riego. En este caso, para el canal que va a El Chorro.

IMG_20190127_135831

IMG_20190127_135837
Presa de Cambutas.

IMG_20190127_135841

IMG_20190127_135846
Se nos quedaba cara de cabra asomá a un barranco. Ahí podéis ver en el centro de la imagen las placas conmemorativas tanto de la inauguración de la obra primigenia en 1921 como de la rehabilitación del Caminito del Rey el 25 de marzo de 2015.
IMG_20190127_135854_HDR
Desfiladero del Gaitanejo. Ésta es, quizás, la parte más estrecha de la ruta.

IMG_20190127_140000

IMG_20190127_140150
¿Os acordáis que os dije al principio del artículo sobre los efectos de la erosión por choques de piedras? Se siguen produciendo: la corriente del Guadalhorce arrastra piedras que, chocar contra la roca de la montaña, causan hoyos y agujeros. Si éstos tienen esta forma tan redondeada es porque, muchas veces, estas piedras se quedan atascadas en los agujeros iniciales y la presión del agua las hace girar dentro, causando estas formas con el desgaste continuado durante cientos y miles de años. En Geología, a estas formas especializadas de tafoni se las conoce como marmitas (o “marmitas de gigante”) aunque en la península ibérica las llamamos cambutas o cambotas (en portugués). No conozco la etimología de la palabra en castellano pero en portugués (sí, aprendí bastante portugués en mis viajes) hace referencia tanto a una persona zamba, a un molde curvo o a un eje giratorio (como el cigüeñal de un coche), así que me imagino que de ahí vendrá el origen: “algo curvo.”

IMG_20190127_140006

 

IMG_20190127_140017
“Un jabalcón también llamado riostra angular, riostra de esquina o tornapuntas de esquina, es una pieza de madera o metal que unida oblicuamente a otra vertical sirve de sostén a una tercera horizontal o inclinada, como un refuerzo.” Fuente técnica. En muchos trechos se pueden encontrar restos de la antigua pasarela, como aros de seguridad y fijación. Otros son más actuales.

IMG_20190127_140044

IMG_20190127_140141
Esta foto me salió borrosilla pero es que ella está muy cuqui. “¿Dónde leches me ha traído el loco éste que nos vamos a matar?”
IMG_20190127_140152
Tengo que comprarme unas botas de senderismo nuevas. Éstas están ya trilladillas. Le tengo echado el ojo a unas Chiruca.
IMG_20190127_140201
Perdonadme por la calidad de algunas fotos pero es que de verdad que no es un sitio para llevar cámaras pesadas y, claro, sin objetivos buenos no se pueden tomar muy buenas imágenes lejanas. Observad la antigua pasarela. Está bastante deteriorada. Hasta que se cerró el Camino del Rey por parte de las autoridades de la Junta de Andalucía en 2001, muchos imprudentes, excursionistas y “aventureros”, las usaban. Con consecuencias funestas. Mucha gente se ha despeñado por esta zona, que no estaba acondicionada ni de lejos para hacer senderismo. Aun a pesar de la prohibición (con multas de hasta 6000 €), la gente seguía yendo por el boca a boca, precisamente porque les llamaba lo peligrosa que era. Y es que el que es tonto, es tonto. Al final, la Junta decidió (y bien hecho), restaurar y acondicionar la zona y aprovecharla como atractivo turístico.
IMG_20190127_140216_HDR
Abajo, al fondo, el río Guadalhorce. Como para pegar un tropezón y caerse. Os puedo garantizar que la obra nueva de acondicionamiento está hecha a macha y martillo: buenos materiales, y clavados con saña. Las pasarelas, ni vibran. Tan sólo el puente colgante del final de la ruta se balancea con el viento… y, para mí, que es parte del atractivo turístico por lo “emocionante.”

IMG_20190127_140240

IMG_20190127_140308_HDR
A lo largo del trayecto y a ambos lados del cañón se pueden encontrar restos de garfios por donde pasaban los cables de electricidad para aislarlos con componentes cerámicos (o cristal, los más viejales como yo los habréis visto muchas veces en los tendidos eléctricos que colgaban de las edificios). Éstos reciben el nombre técnico de jícaras. La inmensa mayoría de esos garfios están muy oxidados y deteriorados, y las jícaras se rompieron tiempo ha. Como que los más antiguos tienen más de un siglo de antigüedad.

IMG_20190127_140314

IMG_20190127_140342
Uno de los ejemplos más espectaculares de erosión por choque de cantos arrastrados. Una señora cambuta.
IMG_20190127_140410
Aquí la pasarela es muy estrecha. Sólo se puede pasar de uno en uno.
IMG_20190127_140442
Desde esta posición elevada, se pueden observar las antiguas escaleras de mantenimiento, de cemento…

 

IMG_20190127_140504
…y ladrillo. Aquí se separan los caminos de pasarelas antiguo, que desciende (me parece recordar que María nos dijo que ésta era una escalerilla secundaria), y el nuevo. Ha logrado llegar a nuestros días pero tan sólo viendo lo expuesto que está el ladrillo, me entra el acojone con lo poco firme que puede estar.
IMG_20190127_140523
En esta parte termina el Desfiladero de Gaitanejo propiamente dicho y se llega a lo que se llama Tajo de las Palomas, una hendidura en la roca causada por el río con el que termina el ensanche del cañón previo a entrar en el Valle del Hoyo. “Valle del Hoyo”, “Embalse de El Chorro…” Los antiguos no se quebraban mucho la cabeza con los nombres, no. No tengo constancia de dónde procede el nombre “Gaitanes”, aunque su etimología es la misma que “gaetano” (natural de Gaeta, Italia), de la misma raíz que el nombre Cayetano. Creo que en este caso es el plural de “Gaitán”, un apellido, probablemente el de una familia dueña de terrenos en la zona. Existe un título nobiliario de Grande de España, el de Conde de Gaitanes, creado por Alfonso XIII en 1919 para José Luis de Ussía y Cubas, y que debe su nombre, precisamente, a este desfiladero.
IMG_20190127_140555
Antes de pasar el Tajo de las Palomas se produce un ensanche del cañón en el que encontramos alguna represa natural. En la fotografía no se apercibe bien pero el agua era mucho más verde. Y ese color no se debía tanto a las algas como a los componentes cupríferos que arrastraba la corriente.

 

IMG_20190127_140613
A partir de aquí, descendemos. Y acabaremos poniéndonos casi al nivel del río. Pasado el cañón, entramos en un valle, el del Hoyo. En primer plano (bueno, más o menos), compuerta del canal, con las manivelas reguladoras (sí, se regulaban a mano, no estaba automatizado). La presa de El Chorro requería de muchos operarios, algunos de los cuales vivían en casitas y fincas particulares cercanas, a mucha distancia de los pueblos cercanos.
IMG_20190127_140622_HDR
Tajo de las Palomas.
IMG_20190127_140640
No se ven pero esto es territorio de cabras montesas, águilas, buitres y demás fauna mediterránea de montaña. Ya desde la Prehistoria se cazaban cabras por la zona. Hay algunas cuevas con restos del Paleolítico por las cercanías.

 

IMG_20190127_140703
Hace millones de años, toda esta zona formaba parte del mar de Tethys. El plegamiento de la corteza terrestre, fruto del movimiento de las placas tectónicas, ha alzado los materiales rocosos lo suficiente como para que la erosión nos pueda mostrar las diferentes capas geológicas.

IMG_20190127_140718_HDR

IMG_20190127_140724
Comienza el Lugar del Soto.

 

IMG_20190127_140741
Cueva del Toro en el Tajo de las Palomas (no confundir con la cueva del Toro de Antequera). Fue refugio de cazadores (de cabras montesas, principalmente) ya desde el Neolítico.
IMG_20190127_140745
Mirador del Soto. Las Escaleras de Mantequilla.
IMG_20190127_140816
Lo que siempre digo… mira que es duro el puñetero palmito (Chamaerops humilis). Crece en cualquier parte. Aunque me huelo, por la localización concreta, que éstos no son silvestres sino que los han plantado adrede o han venido acompañando la acción humana.
IMG_20190127_140844
Y esta cubierta vegetal es sospechosamente conveniente para frenar la erosión. Especialmente la causada por lluvias torrenciales… que pudiera afectar a las pasarelas.

IMG_20190127_140833

IMG_20190127_140915
Cueva del Lugar del Soto. Una de las cuevas que mencioné anteriormente. En ésta se encontraron restos neolíticos.

 

IMG_20190127_140944
Represa natural. Este año ha llovido poco y el agua no está muy alta.

 

IMG_20190127_141109
Aquí se pueden observar fantásticamente bien los pliegues de las roca y unos tafonis inclinados.
IMG_20190127_141138
Paso subterráneo (hay que cruzar bajo la roca). En esta imagen se puede notar clarísimamente cómo la obra nueva de acondicionamiento está construida por encima de la antigua. Es decir, no se apoya en ella. Espero que entendáis que los materiales antiguos no son para nada fiables.

 

IMG_20190127_141146
Más de cerca. Como veis, hay cámaras de seguridad a lo largo del trayecto para controlar el flujo de personas y prevenir accidentes. No quiero ni imaginarme lo penoso de traer hasta aquí todas esas piedras, mortero, etc.

Bueno, no hay que imaginárselo. Existen fotografías de la época que lo demuestran.

CONSTRUCCIONCAMINITO--575x323

IMG_20190127_141157

IMG_20190127_141207
Tajo de las Palomas.
IMG_20190127_141209
La verdad es que uno se siente pequeño al pasar por la parte baja del desfiladero, entre las altas paredes del Tajo de las Palomas.
IMG_20190127_141243_HDR
Vías del tren en dirección a Málaga. Ésta es la línea nueva. Según nos dijo María, sólo circulan mercancías por él.

IMG_20190127_141310

IMG_20190127_141339_HDR
Zona de la Herradura. El trayecto vuelve a elevarse. Más adelante, está el Puente del Rey.
IMG_20190127_141453
El canal de la presa. Operativo porque todavía funciona.
IMG_20190127_141450
Menos mal que decidí colgarme el móvil al cuello con cadena. No habría estado tranquilo echando fotos. Es muy fácil que se te caigan objetos por entre las traviesas de la pasarela.

.
Bueno, y hasta aquí, la primera parte de nuestra excursión al Caminito del Rey. Como dije, la divido en dos para no sobrecargar de imágenes una sola entrada (y para no hacerme demasiado pesado).

Continuaré en la siguiente entrada con la descripción de más o menos la segunda mitad del trayecto. Hasta entonces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s